DESDE ADENTRO (La visión del autor) / Rómulo Peña

El famoso selfie es una expresión propia de nuestros días en el ecosistema web, es una especie de conquista de territorio social virtual, pero este fenómeno de la auto-indulgencia visual y la imperiosa necesidad de compartir con los demás nuestra apariencia, ha sido una constante en la historia del arte, lo único que ha cambiado es la tecnología que brinda la oportunidad de capturarnos más fácilmente, cosa que no era posible en otros tiempos.

El autorretrato es una corriente que, como su nombre lo indica, parte del retrato. En sus inicios, este tipo de arte estaba reservado para capturar personajes importantes en la historia y de la clase alta. Por esta razón el retrato significaba status y posición en la sociedad. Tener la oportunidad de capturarse a través de la mirada de un gran artista y ser expuesto era un gran honor.

El propósito del retrato ha sido el mismo desde siempre: preservar la memoria, ya que el ser humano al percibir la finitud de la vida inicia una lucha contra la muerte, y una de las maneras de hacerlo es a través de la captura de un instante; antaño fue a través de la pintura y actualmente encuentra su clímax en la fotografía.

Vamos a revisar el trabajo de dos autores que abordan el tema del autorretrato y el retrato desde perspectivas corpóreas bien particulares, con puntos de vista excepcionales y para lo cual utilizaron cámaras estenopeicas, las cuales vienen a ser de los instrumentos ópticos más antiguos. Estas cámaras incorporan los elementos básicos necesarios y suficientes para realizar fotografías: un recipiente hermético opaco, un soporte sensible y un agujero extremadamente pequeño a través del cual pasa la luz y que funciona como objetivo.

A Justin Quinnell no le basta con crear sus propias cámaras, necesita también nuevas perspectivas para sus fotografías, es por eso que en su proyecto ‘Mouthpiece’ el autor nos revela unas imágenes con un punto de vista único: desde el interior de su boca. A pesar de la singularísima visión enmarcada detrás de un conjunto de dientes, estas imágenes con olor y sabor nos muestran escenas comunes, nos hacen testigos de la rutina y cotidianidad del protagonista.

01

02

03

04

05

Este amante de la experimentación comentó que había estado trabajando en un diseño de cámara compacta y muy resistente, de forma casual el fotógrafo descubrió que la cámara cabía en su boca y decidió probar cómo se vería el mundo desde sus fauces. Su estenopeica es básicamente un carrete de película formato 110 con ligeras modificaciones, sobre todo para evitar el pase de la saliva al interior de la cámara que ha llamado “Smileycam”.

06

07

Vincenzo Cianciullo es un artista italiano graduado en la Academia de Bellas Artes de Roma. Desarrolla trabajos que van desde la pintura, fotografía y el diseño en papel o la poesía, a menudo fusionando sus medios de expresión. En su proyecto “Pussy Pinhole” hace uso de la fotografía estenopeica para mostrarnos la visión desde el sexo femenino, literalmente hablando.

A primera vista las fotografías de “Pussy Pinhole” guardan un parecido con las trilladas selfies donde aparecen los pies o el calzado de alguien, pero al detallar estas imágenes podemos notar una ligera diferencia de perspectiva, la ubicación de la cámara.

08

09

10

11

El autor construyó una pequeña estenopeica que pudiera ser insertada en la vagina de sus modelos, principalmente otras artistas con algún conocimiento en fotografía. A través de este proyecto Cianciullo aprovecha de rendir homenaje a una controvertida obra pictórica, “El origen del mundo”, del pintor Gustave Courbet.

12

13

14

Este par de cuerpos de trabajo cargados de una alta dosis de experimentación, demuestran que con tan solo un enfoque en el “punto de vista” de las fotografías se pueden generar nuevas visiones que reinterpretan de cierta forma una de las constantes de la historia del arte, el retrato – autorretrato.

 1,485 total views,  2 views today