• 8-5.png
  • 7-4.png
  • 6-4.png
  • 5-4.png
  • 3-4.png
  • 2-4.png
  • 1-4.png

Crecí acompañada de la fotografía, gracias a mis padres, ambos artistas plásticos. Mi padre me enseñó el arte de parar el tiempo. Y desde que recuerdo, intenté inmortalizar  todo mi mundo. Mi amor por la fotografía, me acompañó incondicionalmente durante estos años y me acercó al fotoperiodismo. Trabajé en varios medios de mi país, Bolivia.

​Contar historias es lo que siempre me motivó, y gracias a las personas que dejaron que cuente su historia, logré varios reconocimientos nacionales e internacionales y pude exponer en varios países como:  Alemania, Estados Unidos, Colombia, Brasil, Uruguay, México, Italia y España. Mis fotos hablan, de las mujeres y la historia de mi país. Me gusta mucho la mística de los rituales Bolivianos y los nuevos imaginarios que construyen las nuevas identidades. 

Actualmente,  gracias a la beca de National Geographic, estoy documentando el trabajo de parteras tradicionales en Bolivia.


Sueña 

En la historia del arte de Latinoamérica, las mujeres fueron utilizadas como musas por artistas que  buscaban, por lo general, mujeres blancas con parámetros occidentales de belleza. En el arte, a través  de sus diferentes expresiones, pocas o casi ninguna vez se mostró a musas indígenas. La mujer  indígena fue delegada a la figura de la servidumbre, principalmente. La mujer de pollera de Bolivia,  también llamada “chola”, fue discriminada durante muchos siglos por su misma sociedad que prefería a  las musas blancas, como referente de belleza. Esta serie de fotografías quiere reclamar y otorgar el  lugar a estas mujeres de pollera, musas que inspiran para romper esquemas preestablecidos. Son  mujeres fuertes que luchan por hacer respetar sus derechos día a día y en los diferentes ámbitos de la  sociedad boliviana.

“Yo, mujer del lago, me quito la falda y decido desnudar mi cuerpo. Estoy perdiendo miedos y aprendo a disfrutar, a sonreír y a ser feliz ” Rosita.​

“Desde muy joven me visto como Chola, mis abuelas y mi madre son mujeres de Pollera.  Gracias a Dios tuve la alegría de nacer en Bolivia y crecer en la ciudad de La Paz. Crecí entre las mujeres Cholas y me siento muy orgullosa de mi familia. Creo que ahora,  mujeres Cholas, estamos cada vez más orgullosas, algo que quizás no sucedió antes. Nunca  me sentiría discriminado, amo mi cultura y mis raíces, no me avergüenzo, al contrario,  estoy muy orgullosa " 
Vanessa Quispe

“Siento felicidad de mostrar los valiosas que son las mujeres con identidad. Me  encanta vestir de cholita porque me brinda seguridad y libertad para expresar lo  maravilloso de ser boliviana” 
Aide

+ http://waravargas.weebly.com/

Instagram : @wara_vargas

 858 total views,  17 views today