Step Right Up! / Por Helena Acosta

H3L3n4 4c02†4

La edad trae consigo percepciones temporales trastocadas, efusivas y de por veces fatalistas. El tiempo transcurre a la velocidad de la luz; y ayer que era Enero, entre un login y un logout de Facebook ya estamos a finales Junio. El verano que comienza anuncia que el invierno está a la vuelta de la esquina. Y mientras el tiempo corre,  el mundo se desploma.  Venezuela enfrenta la peor crisis política y humanitaria en su historia, niños mueren en hospitales debido a la falta de medicinas y constantes cortes de luz, la gente se mata en la calle por comida, la policía y los militares disparan a matar a los civiles, y un gobierno déspota e inhumano sigue cual garrapata chupando la sangre del país desde la silla del poder. En Europa la crisis de los refugiados domina el panorama, en los Estados Unidos la figura de Donald Trump cada dia se hace mas eminente.  En el medio del caos político los ataques terroristas de ISIS en nombre de la religión e individuos en nombre de la homofobia, la información fobia, y cualquier creencia basada en el discurso del miedo toma en sus manos vidas aleatoriamente. Para cerrar con broche de oro, esta semana en un giro inesperado en los hechos, el Brexit sale victorioso e Inglaterra se separa de la Unión Europea. Escribo estas líneas mientras escucho Nocturno en mi bemol mayor de Frederich Chopin y el mundo despierta en un escenario cada vez más desalentador.

ScreenShoot del Twitter de The Independent

ScreenShoot del Twitter de The Independent

Nadie puede predecir con seguridad lo que va a ocurrir en un futuro próximo. En los Estados Unidos, el panorama electoral, resulta para unos pocos una situación divertida; y para otros un escenario amenazante.  Somos la Sociedad del Espectáculo de Debord,  una sociedad ciega y  embelesada con la imagen del payaso déspota. Un payaso, que sustenta su discurso en la agresión y la ignorancia. Un payaso consciente de los medios. El rey del rating, el rey del Twitter, el amo de los Memes. 

La conciencia política de hoy día es accionada por la emotividad del espectáculo y el poder de este a su vez es despótico en su espíritu. En medio de este caos político resulta imperativo examinar el panorama de las artes para visibilizar los elementos de una política trasnochada.

La respuesta del artista.

Cuando uno menciona la obra de Violette Bule, nuestra memoria se pasea por un imaginario de escenas urbanas y surrealistas en las que convergen el imaginario venezolano contemporáneo. Un corpus de trabajo profundamente comprometido con la realidad del país, una obra que desde la fotografía ha sabido establecer puentes entre arte, realidad, ficción y documentalismo. Sin embargo, desde el 2014 la artista ha establecido su sede en la ciudad de New York, y desde su llegada a la gran manzana, Violette como era de esperarse, viene trabajando con su mordaz sentido del humor, la contradicciones de la manzana, las vicisitudes del panorama desde cotidianidad de su experiencia urbana. 

The American Dream. Violette Bule. 2015.

The American Dream. Violette Bule. 2015.

Bule viene amalgamando desde hace mas de un año un nuevo corpus de trabajo,  que explora la intersección entre la política actual y el discurso oficial sobre la migración en los Estados Unidos. La visión expansiva de su obra,  lleva a la artista a explorar nuevos medios por lo que para este nuevo proyecto, a sus ya inconfundibles puestas en escena fotográficas, la acompaña un universo físico que coquetea con lo teatral y lo circense. En este sentido, para Bule la apropiación y la instalación, han sido en este caso, los formatos que le permiten abordar una crítica mordaz sociopolítica.

Screen Shot 2016-06-25 at 4.14.32 PM

Step Right Up! Es el título de su nuevo proyecto instalativo; lo que en un principio luce como una feria de diversiones, es un universo que arranca risas nerviosas a quien lo visita. La artista se aventura a la conceptualización y construcción de una selección de juegos de feria y videojuegos con los que el espectador debe jugar a ser cómplice de un sistema.  El resultado: un simulacro de enfrentamientos entre agentes políticos y situaciones tabú de la sociedad americana. En estas breves líneas comentaré sólo parte del proyecto, no es mi intención develar el misterio de lo que la artista nos tiene preparado.

Eah  pues! En el ámbito de las piezas digitales, “Mexican Invaders¨ y ¨Miss Fortune¨emergen como una visualización de la banalidad terrorífica del discurso de la campaña de Donald Trump. El primero clara apropiación del clásico video juego “Space Invaders”, desafía al jugador a ¨defender¨ la patria y disparar a los mexicanos quienes intentan cruzar la frontera entre México y los Estados Unidos. El segundo, una rueda de la fortuna, decide tu destino. El azar del juego guiará la fortaleza de ¨la grandeza americana¨. Haz girar la rueda y asume tu destino. Quienes han sido confrontados con estas dos piezas, disfrutan el sádico placer de lo incorrecto, todos queremos jugar, todos queremos ganar, he allí el dilema. Bule,  con la certeza de lo que estas dinámicas activan en nuestro inconsciente infantil, emplaza al espectador en una reflexión ética dentro del marco de lo lúdico.

Mexican Invaders. Violette Bule. 2015.

Mexican Invaders. Violette Bule. 2015.


Miss Fortune. Violette Bule. 2015

Miss Fortune. Violette Bule. 2015

En el ámbito de las piezas físicas,¨Slam The Dreamers¨,  basada en el popular juego de atracciones ¨High Striker¨,  Bule invita al jugador a medir su fuerza. Mientras golpea con un martillo la palanca,  visualiza la data del incremento de población carcelaria desde el año 2005 hasta el 2015 en los Estados Unidos.  El grueso de estos encarcelamientos provienen de capturas de inmigrantes ilegales en los estados fronterizos con México. El siniestro juego del negocio de las cárceles privadas,  que en USA han sido creadas por las mismas élites que disfrutan de inmunidad política ante el crimen en el país. Suena la Campana y gana un Social Security number, suena la campana y deporta a un compatriota. Vive la experiencia de la libertad y la justicia,  solo para algunas minorías elitistas,  y el estado de prisiones masivo para los marginados y los pobres.

Slam the Dreamer. Violette Bule. 2015. NorthSide Art Walk. Williamsburg.

Slam the Dreamer. Violette Bule. 2015. NorthSide Art Walk. Williamsburg.

Slam the Dreamer. Violette Bule. 2015. NorthSide Art Walk. Williamsburg.

Slam the Dreamer. Violette Bule. 2015. NorthSide Art Walk. Williamsburg.

En Step Right Up! Bule hace confluir las dinámicas de una Feria de diversiones, para llamar la atención sobre temas políticos, estrategias de poder y paradojas de la institucionalidad. El conjunto de piezas conforma una apropiación discursiva basada en una visión distópica, donde los límites entre realidad y simulacro se difuminan dejando abierta la puerta hacia la reflexión.

Hoy particularmente, pienso en la obra de Violette Bule y su relación con el escenario actual del mundo.  Pienso que es eso exactamente donde estamos, en un circo forzados a jugar juegos que no queremos. Juegos que han sido diseñados para perder. Los recientes hechos dentro de la política, me hacen cuestionar el modelo democrático. ¿Nos ha fallado la democracia? ¿Es la democracia un juego distorsionado por los quehaceres propagandísticos?,  ¿Realmente existe la democracia? o ¿Es algo que solo aplica para una minoría privilegiada?.

Helena Acosta
produccionaleatoria.com

The Rage Helena_Acosta_web

 1,380 total views,  2 views today