JUAN TORO Y LA ETERNA VIGENCIA DE LOS EXPEDIENTES / Wilson Prada

“Así, unas llaves no son unas llaves, sino el alma de los que se marchan despavoridos”

Nelson Garrido.

Muchas de estas balas gritan al mirarlas, penetran de nuevo la piel, agrietan el hueso. Así,en cada golpe, en cada roce, en cada ¡Ay! pierden su forma de objeto inicial y su velocidad mortífera. Estas balas conforman  un inventario de daños: cicatrices de choque, rastros de sangre y marcas de un óxido en el que un último aliento se une a la plegaria para ahuyentar el olvido. Tal vez por eso, las páginas de estos expedientes golpean mis ojos y en algunos casos se humedecen de nuevo sobre el papel si no detengo el llanto que me causan.

Juan Toro las interroga como objetos culpables provenientes de manos culpables y en cada pregunta la violencia cabalga lo efímero de la descarga tras la presión sobre el gatillo; pero también cabalga sobre el éxodo, el desarraigo, y la memoria como consecuencias de su alma explosiva y sonora. Luego, esos objetos que no tienen identidad sino prontuarios parecen desaparecer hasta que Juan les devuelve su mísera condición de espantos que pretenden tener pudor en la soledad de las cajas de evidencia.

Estos expedientes son  un repertorio  de ausencias, una visión de los objetos desde sus más profundas connotaciones, un encuentro en el que las cerraduras enviudan de las manos que ya no tocan sus llaveros llenos de intimidades. Una colección de vacíos desde los blisters que muestran la cuenta regresiva en la que tener para sanar se convirtió en la tonta alegría de encontrar para vivir. En todos estos tratamientos visuales el artista resignifica los objetos en la vitrina iluminada que envuelve una nada construida en el blanco puro de su sala de expedientes.

Fotografia: WP. Interrogatorio. Bogotá. 3/12/2016

Toro ha entendido toda esta relación objeto-ausencia desde un lenguaje universal. Su obra escapa a lo doméstico de la violencia; por ello, la muestra en su esencia. Él ha vivido ese eco que rebota en las paredes de una ciudad que sobrevive. Un habitáculo que acoge a un conglomerado de humanos que no encuentran el lazo de la ciudadanía sino, más bien, su pequeño espacio de estar sin ser; por ello,  creo que este libro está hecho para  comprender lo efímero de la bonanza social y el error de ir tras los héroes de pedestales de yeso que puedan vengar nuestros resentimientos. Esos creados cuando olvidamos que el poder radica en la conciencia de ser ciudadanos y partícipes de un derecho compartido con el resto.

Expedientes: fragmentos de un país / Ediciones B Venezuela, S.A/ Edición 2015/ Textos de Nélson Garrido, Gerardo Zavarce, Félix Suazo, María Isoliett Iglesias, Alberto Asprino, Lourdes Peñaranda, Salvatore Elefante, Carla Balbuena, María Colombo y Luis Vicente León /ISBN:978-980-412-047-3

7,043 total views, 71 views today